viernes, 16 de febrero de 2018

LAS LEYES


-->
Las leyes en la Antigüedad
Las leyes son normas jurídicas que ordenan o prohíben de acuerdo con lo que indica la justicia y en beneficio de los gobernados. Son elaboradas por el poder legislativo, es decir, por los representantes populares que se ocupan de proponer, aprobar o rechazar cada iniciativa.
Las leyes han sido necesarias para regular la convivencia de todas las co­munidades porque son la principal manifestación de los derechos, por eso, desde las primeras civilizaciones han existido. Se puede afirmar que la elaboración de leyes, mandatos y normas es más antigua que Grecia y Roma, e incluso, que el código de Ur Nammu, elaborado en 2050 a. C., puede ser el grupo de leyes y normas de mayor antigüedad.
En principio, las pequeñas comunidades crecieron y se transformaron en organizaciones mucho más estructuradas socialmente. Esta situa­ción creó la necesidad de establecer nuevas formas de organización política para elaborar sus propias leyes y para decidir sobre cuáles ac­ciones serían permitidas y cuáles no. En las civilizaciones más antiguas las leyes eran dictadas por los dioses y se consideraban sagradas.

Las leyes en Mesopotamia
Según las creencias de la civilización de Mesopotamia, el dios Marduk fue quien entregó las leyes al rey Hammurabi de Babilonia (1792-1750 a. C), con las que se construyó el Código de Hammurabi.
En el Código, que es considerado como el primer conjunto de leyes de la historia, el rey Hammurabi enumera las leyes que recibió de su dios y que le permitirían fomentar el bienestar de los pobladores. Con un total de 282 leyes y decretos, el código unificó las diferentes leyes existentes en los distintos lugares del imperio babilónico y las depuró para que fueran aplicables a todos los pobladores y en todos los posibles casos de delito, con lo que se buscaba evitar que las personas pudieran tomar la justicia por mano propia.

Las leyes en la Grecia antigua
Inicialmente, el poder estuvo en manos de familias reales que dictaban las leyes bajo el amparo de sus dioses. Posteriormente, aparecieron los ciudadanos y otras clases sociales creadas a partir del poder eco­nómico de algunas personas que se reunían permanentemente en el ágora, un tribunal de justicia, con el fin de discutir y deliberar sobre las cuestiones que afectaban al pueblo, como la creación de las leyes y la elección de los gobernantes. Así apareció la primera y más antigua forma de democracia que conoce la humanidad.
Este modelo de participación tuvo acogida y evolucionó rápidamente. Se crearon la Ekklesia, una especie de asamblea que elegía por vota­ción a los magistrados y a otros funcionarios públicos, y el Bulé o con­sejo, que se encargaba de resolver otros asuntos de menor importancia. De esta manera, la creación de las leyes dejó de ser un privilegio de los dioses y pasó a convertirse en una responsabilidad de los hombres.

Las leyes de Roma
Roma es considera la cuna del derecho debido a la cantidad de leyes, normas, plebiscitos y edictos que fueron publicados. Además, en cada momento histórico, fue creando nuevos códigos legales para reglamen- :ar las relaciones entre sus pobladores y con otros pueblos cercanos.
Las leyes romanas inicialmente fueron transmitidas de forma oral a cada generación, pero con el tiempo, la plebe, es decir, aquellos pobladores cuyos antepasados no eran conocidos, exigió que todas las leyes fueran escritas, así existiría igualdad y se evitaría la corrupción. Para cumplir con esta exigencia, se organizó la Comisión de magistrados que cons­truyó la Ley de las Doce Tablas, considerada como la fuente del de­recho civil, y con la que garantizaron los derechos de los ciudadanos.
En esta ley se enseñaba el proceso que debían seguir las personas para adelantar cualquier diligencia ante las autoridades; además, se orga­nizaron los derechos, las normas y los deberes de los ciudadanos y se incluyeron los castigos para cada uno de los delitos. El delito del parri­cidio, que es la acción de asesinar a los padres o a un familiar cercano, era considerado el delito de mayor gravedad.
Las leyes castigadas con mayor nivel de crueldad se aplicaban a quienes debían dinero y les resultaba imposible cancelar su deuda. Por otro lado, las leyes que regulaban y juzgaban los asuntos referentes a la propiedad agrícola son las que aparecen en mayor cantidad, lo que denota la im­portancia del tema agrario.

Las leyes en América precolombina
Muchas de las culturas prehispánicas que habitaron en América fueron gobernadas por líderes guerreros y espirituales dueños del entendi­miento y de las decisiones de los dioses, por eso, la aplicación de las leyes y de los castigos dependía del buen juicio de cada líder.

Una de las pocas evidencias de sus leyes y normas es el Código de Nemequene que fue elaborado por el Zipa de Bacatá, y que contenía las prácticas legales para organizar la vida de los habitantes del pueblo muisca. Este código es considerado como una de las primeras pruebas de la existencia del derecho en la América precolombina. La mayoría de las leyes del código trataban de los delitos sexuales entre miembros de la misma familia que, al parecer, eran los delitos más frecuentes. Estas faltas se castigaban con penas que producían dolor y sufrimiento a los culpables, como la amputación de algunas partes del cuerpo.
Los pueblos mayas, por ejemplo, se organizaron en ciudades-Estados que eran gobernadas por un halach uinic o verdadero hombre, quien tenía como función dirigir la política y comandar los grupos de militares; su gobierno contaba con asesores locales, regionales y consejeros es­peciales encargados de hacer respetar la ley, que se regía por un grupo de leyes llamado las Siete Leyes Morales. Este grupo de leyes trataba sobre el agradecimiento a los dioses, la venganza, el odio entre las per­sonas, la mentira y la soberbia.

(Saberes Sociales 6, Santillana) 

domingo, 11 de febrero de 2018

LA CIENCIA POLÍTICA

La ciencia política es la disciplina que se encarga de comprender los mecanismos de gobierno, de analizar las causas y las consecuencias de los hechos políticos y de entender la realidad de los países.
Esta ciencia social estudia los fenómenos políticos, basada en la realidad de cada país, de su Gobierno y del tipo de problemáticas que tiene. Sus análisis parten de la observación del desarrollo estatal, del compor­tamiento político de los gobernantes, de los movimientos sociales, de las instituciones democráticas, de las relaciones internacionales y de la opinión pública.

Los beneficios de la ciencia política
De manera específica, la ciencia política identifica los requerimientos necesarios para realizar una postulación a un cargo de elección popular, además, explica las funciones de los gobernantes y de todas las perso­nas que trabajan en las instituciones del Estado.
En un nivel superior, la ciencia política se encarga de evaluar la gestión de funcionarios estatales como los alcaldes, los gobernadores o el Presi­dente de la República.

Las ramas de la ciencia política
La ciencia política ha desarrollado algunas ramas o líneas de estudio específico, con la idea de analizar y proponer nuevas políticas públicas sobre las formas de organización del Estado y sobre las funciones de los cargos públicos. Estas ramas son:
La política internacional. Es la relación social y cultural que com­parten diferentes países en cuanto a situaciones internacionales de interés. Estas relaciones se presentan generalmente entre países vecinos y tiene que ver con la cooperación para solucionar problemas que pueden ser comunes y afectar a varios Estados.
La política comparada. Estudia los fenómenos de la política mun­dial que se han desarrollado en diferentes lugares al mismo tiempo para establecer sus consecuencias, semejanzas y diferencias. Su estu­dio requiere de la combinación de un determinado hecho político, un tiempo y la aplicación de un método de comparación de hechos.
La teoría política. Estudia diferentes teorías y prácticas políticas, además de los sistemas y comportamientos políticos de la historia, con la idea de establecer semejanzas entre unos países y otros. Estas teorías se logran definir gracias al estudio y la observación de hechos reales en diferentes lugares.
La historia política. Analiza y narra los hechos políticos que se pro­ducen en un país, e informa sobre todo lo que ha sucedido en años anteriores para evitar que se cometan nuevamente los errores del pasado. Los gobernantes tienen la responsabilidad de conocerla para tomar decisiones más acertadas que los gobiernos anteriores.

El estudio de la ciencia política requiere de un amplio conocimiento en muchos campos, por eso debe apoyarse en otras ciencias sociales que le brindan herramientas para realizar análisis más acertados. Alqunas de estas ciencias que colaboran con la ciencia política son la filosofía, la economía, la estadística, el derecho y la historia.
La filosofía: Es la ciencia que se encarga de encontrar una explicación o una res­puesta a los
cuestionamientos fundamentales de la existencia humana, así por ejemplo, la filosofía indaga por el conocimiento, la lógica, la ética, la moral, el sufrimiento, la belleza y, sin duda, la política.
La filosofía comenzó en el siglo VI a. C., con un grupo de pensadores llamados presocráticos, que se ocuparon del problema de explicar los hechos naturales, entre ellos, Anaximandro, Pitágoras, Parménides y Heráclito. Posteriormente, los filósofos Platón y Aristóteles desarrollaron las primeras ideas sobre la política, pero fueron John Locke y Thomas Hobbes quienes construyeron los fundamentos de la política moderna. Incluso, la filosofía fue la ciencia que se ocupó inicialmente de la política.
La economía: Es una ciencia social que estudia la manera cómo las personas y las so­ciedades pueden utilizar sus recursos para satisfacer sus necesidades. Estos recursos individuales son utilizados de diversas maneras con el único propósito de obtener un excedente o una ganancia.
Una forma de invertir consiste en utilizar los recursos para producir bie­nes y servicios, es decir, que se puede crear una empresa para transfor­mar materias primas o abrir un local para compra y venta de productos elaborados. Otra forma de invertir corresponde al consumo, cuando se utilizan los recursos para comprar comida, pagar los servicios y vivir con comodidad.
Como el estudio de la economía se basa en la organización e interpre­tación de los hechos que suceden en la realidad, la política ha utilizados estos conocimientos para implementar medidas de protección econó­mica y diseñar políticas que permitan el desarrollo de las sociedades.
La estadística: Es una parte de las matemáticas que se encarga de recoger, organizar y analizar datos y cifras, con el objetivo de presentar conclusiones reales sobre las cuales se puedan tomar decisiones acertadamente.
En la actividad estadística se pueden realizar análisis basados en las ca­racterísticas de una sociedad, así por ejemplo, la ciencia política puede necesitar el número de habitantes en un territorio, los gustos de cada uno, sus propiedades o sus necesidades, para tomar decisiones sobre esa población.
La política suele utilizar las cifras y los análisis estadísticos para aplicar correctivos sobre situaciones de desigualdad que se puedan presentar, e incluso, para tomar medidas que sirvan en la prevención de los proble­mas futuros.
El derecho: Es una disciplina que tiene como función resolver los conflictos dentro de la sociedad, esta disciplina permite realizar una interpretación gene­ral de las normas y las leyes que están consagradas en las constituciones políticas de los países.
El derecho está inspirado en la idea de la justicia y su intención es pro­poner un orden para la expedición y cumplimiento de las normas y las leyes que rigen a las instituciones del Estado, a las instituciones priva­das, a los funcionarios públicos y a la población en general. Su objetivo fundamental es regular la conducta de los integrantes de la sociedad. La política ha utilizado algunos aspectos importantes y característicos del derecho que han servido para organizar las leyes que rigen a los ciuda­danos y para lograr que cada individuo sea objetivo de los derechos y de los deberes que le corresponden.
El derecho tiene dos manifestaciones que permiten interpretar las deci­siones jurídicas de diversas maneras, por un lado, el derecho efectivo que está conformado por las leyes, las normas y los reglamentos de obli­gatorio cumplimiento, creados por el Estado para mantener el orden social, mientras que, el derecho subjetivo, es la autonomía de las per­sonas para actuar de acuerdo con su forma de pensar.
La historia: Se ocupa del estudio de los hechos importantes ocurridos en el pasado para interconectarlos y dar explicaciones sobre los antecedentes y las consecuencias de cada hecho.
Para cumplir su objetivo, debe recolectar datos de diferentes fuentes de información, por ejemplo, fuentes escritas como textos elaborados anteriormente, fuentes orales o relatos hechos por las personas que vi­vieron los hechos, fuentes gráficas como fotografías, mapas, dibujos o tablas y fuentes materiales como utensilios, muebles o construcciones de la época que se está estudiando.
La política se ha apoyado en la historia pues se trata de su principal fuente de información, así, cuando se necesita conocer las políticas de pueblos o culturas pasadas deben acudir a los relatos históricos. Ade­más, cuando la política necesita conocer los elementos más básicos de una comunidad para proponer una medida, recurre a la historia para identificar las posibles consecuencias.

Tomado de Saberes Sociales 6

LA DEMOCRACIA


La democracia es un sistema político que permite la participación del pueblo en el gobierno de un Estado, mediante la elección de sus dirigen­tes y teniendo como base la igualdad política de los ciudadanos ante la ley. La democracia otorga derechos y deberes políticos como el sufra­gio universal, la libertad de prensa, de asociación, de expresión, etc.



El gobierno de la democracia
Actualmente, la mayoría de países en el mundo se rigen por la democra­cia como forma de gobierno, por eso, sus pobladores cuentan con las garantías necesarias para vivir en armonía y los Estados, por medio de sus funcionarios, reconocen los derechos de cada persona.
Para elegir a estos funcionarios se realiza una votación individual y por mayoría. Los elegidos deben actuar según lo que indique la Constitu­ción política de cada país, buscando siempre el beneficio de la mayoría de las personas.

Principios de una democracia
La democracia como forma de gobierno se basa en principios funda­mentales sobre los cuales se apoyan todas las decisiones que toman los funcionarios elegidos por el pueblo. Estos principios son:
Constitución: Todas las leyes que deben ser aplicables a los ciudadanos de un Estado deben estar contenidas en su Constitución política
Representatividad: Los ciudadanos tienen derecho a elegir y ser elegidos, el voto es el mecanismo que permite la representación de todos los ciudadanos.
Libertad: Todos los ciudadanos pueden hacer aquello que no les prohíba la ley, pero deben respetar los derechos y las liber­tades de los demás.
Igualdad: Todos los hombres y las mujeres gozan de igualdad ante la ley sin importar su color de piel, religión o condición social y deben ser respetados.

Características de una democracia
La democracia se basa en los criterios del gobierno de la mayoría y en la protección de los derechos individuales, así se evita el exceso de poder del gobierno. Una democracia tiene las siguientes características:
- Realiza elecciones libres y abiertas para todos los ciudadanos cor- edad de votar.
- Protege los derechos humanos como: la vida, la libertad, la educación, la familia, la protección de la ley en igualdad, entre otros.
- Establece responsabilidades que deben ser cumplidas por todos.

Elementos de una democracia
Una sociedad democrática en la cual constantemente se toman decisiones, debe cumplir con una serie de elementos que regulan su funcionamiento en aspectos esenciales. Los países donde se practica la democracia como forma de gobierno, deben tener en cuenta la soberanía popular, el pluralismo, el consenso y la responsabilidad del poder.
La soberanía popular: Se trata de que el pueblo, como titular del poder estatal, confiere el ejercicio de sus funciones a diferentes poderes, instituciones y órganos. Así, las decisiones que tomen sus funcionarios tendrán toda la legalidad.
Pluralismo: Es la necesidad de tener diferentes opciones políticas, sociales, culturales, étnicas o religiosas para realizar una elección con diversas alternativas. Así, los funcionarios elegidos toman decisiones a partir de las diferencias, y pueden lograr el bienestar del pueblo y de las minorías.
Consenso: Establece que todas las decisiones deben ser discutidas, acordadas y concretadas, de común acuerdo, entre los diferentes actores que representan al pueblo, para defender sus intereses.
División y responsabilidad del poder: Es una obligación ejercer control sobre los funcionarios que se encuen­tran en el poder, así se pueden evitar situaciones de abuso o exceso en sus funciones. De esta responsabilidad nace la necesidad de hacer opo­sición política a quienes se encuentran dirigiendo un país.

En la actualidad gran parte del mundo tiene algún tipo de gobierno democrático o que está fundamentado en principios democráticos, es decir, un Estado de democracia en el que el gobierno es del pueblo, por el pueblo y para el pueblo. Pero estas democracias difieren, entre sí, dando lugar a varios tipos de democracia. Algunos de ellos son:
- Democracia directa, el poder es ejercido por los ciudadanos di­rectamente, ya que se establece en países donde la población no es mucha y pueden realizar la toma de decisiones.
- Democracia representativa o indirecta, es el sistema más difun­dido actualmente, en él el pueblo delega la capacidad de decisión en sus representantes elegidos mediante elecciones populares.
- Democracia participativa se presenta en países en los que a pesar de que la mayor parte de las funciones son delegadas a los funciona­rios, existen mecanismos como el referendo y plebiscito con los que la población puede participar en el gobierno. En Colombia se instauró desde la promulgación de la vigente constitución.
- Democracia constitucional. Es aquella que está fundada en una constitución y se establecen mediante la creación de un Estado ba­sado en el derecho (Estado de derecho).

Proyecto Saberes Sociales 6

jueves, 25 de enero de 2018

ORIGEN DEL UNIVERSO Y SUS EXPLICACIONES



Las diferentes explicaciones sobre el origen del universo pueden ser reunidas en dos grupos:
En el primero de ellos, el de las ideas religiosas, se con­cibe el universo como fruto de la acción de los dioses, quienes lo crearon y organizaron.
Como ejemplo de este tipo de explicaciones podemos mencionar al pueblo egipcio, que a pesar de haber alcan­zado un gran conocimiento de la astrología, creía que el cielo era la personificación de la diosa Nut, quien exten­día su cuerpo sobre los cuatro puntos cardinales, forman­do con él la bóveda celeste.
Otros pueblos como los aztecas, los chinos, los mayas y los chibchas, así como las grandes religiones, el cristianismo y el islamismo, explican la existencia y el ordenamiento del universo a partir de la idea de un dios creador.
Entre estas ideas podemos destacar las siguientes:

Teorías sobre la creación del universo según algunas civilizaciones antiguas, prehispánicas y La Biblia
 



Según los griegos

 

El mito de la creación según los mayas 



La creación según los muiscas



El segundo grupo lo conforman las teorías científicas.
Existen cuatro principales teorías que tratan de explicar el origen del universo. Estas son la Teoría del Big Bang, la Teoría Inflacionaria, la Teoría del Estado Estacionario y la Teoría del Universo Oscilante, aunque las más aceptadas en la actualidad son la del Big Bang y la Inflacionaria.

Teorías científicas