martes, 15 de febrero de 2011

DESCUBRIMIENTO DE NUESTRO CONTINENTE

Los portugueses inician los descubrimientos geográficos

El país más preparado para encontrar la ruta ma­rítima hacia las Indias era Portugal porque sus ma­rinos exploraban las costas africanas desde princi­pios del siglo XV. El propulsor de tales viajes fue el príncipe Enrique el Navegante (1394-1460) que perseguía un doble propósito: encontrar el reino cristiano de Etiopía para hacer una alianza religiosa-militar contra los musulmanes, y obtener oro y otros productos del África.
Después del bloqueo turco al comercio, los portu­gueses concentraron todas sus energías en encon­trar el extremo sur de África para llegar al Oriente. Así prosiguieron sus descubrimientos de la costa africana alcanzando sucesivamente la desemboca­dura del Congo (1482), el cabo de Buena Esperan­za (1487) en el extremo sur del continente, hasta que finalmente Vasco de Gama dobló dicho cabo, re­corrió el océano Indico y llegó felizmente a la costa de India (1498). Después de este éxito, los portu­gueses alcanzaron las islas de las Especias, mono­polizaron dicho comercio y fundaron un imperio colonial en las costas de África, India e islas del su­reste asiático.

Descubrimiento de un Mundo Nuevo que no figuraba en los mapas
Pocos años antes de que los portugueses llega­ran a las Indias, Cristóbal Colón propuso al rey de Portugal un atrevido proyecto de llegar hasta ellas no por el camino que intentaban seguir sino por el occidente. Su proyecto se fundamentaba en que la Tierra era redonda y por consiguiente la distancia entre Europa y Asia tenía que ser muy corta. Su error al igual que el de todos los navegantes y geó­grafos, consistía en ignorar la existencia de Améri­ca y, por tanto, en calcularle a la Tierra un volu­men seis veces menor del que tiene. Tal proyecto fue considerado una locura pues no se sabía de al­guien que se hubiese atrevido a recorrer el océano (los portugueses navegaban bordeando las costas de África).
El rey de Portugal no prestó atención al plan y Co­lón pasó a España donde con la ayuda de los frailes franciscanos fue escuchado por los Reyes Católicos. Pero la lucha final que sostenían estos contra los musulmanes y las exigencias de derechos y di­tero que reclamaba Colón para dirigir la empresa, demoraron varios años las negociaciones. Al fin triunfó la tenacidad de Colón y se firmaron entre él y los soberanos de España las Capitulaciones o contrato por el cual se le nombraba Almirante de la mar Océana, y virrey y gobernador de las tierras que descubriere, con derecho al décimo de los me­tales y al quinto de los productos que obtuviere.
En agosto de 1492 partió Colón con tres carabelas un centenar de hombres. Después de dos largos meses de travesía y ansiedad, la expedición llegó a la isla de Guanahaní, del archipiélago de las Bahamas, el 12 de octubre de 1492. Habían descubierto a América pero Colón creyó haber arribado a las indias  orientales del Asia y por eso llamó indios a los nativos.



Descubrimientos de Colón
Colón prosiguió hacia el sur descubriendo otras islas de las Bahamas, Cuba y Haití a la que llamó La Española, y regresó a España donde los Reyes Católicos le tributaron un solemne recibimiento. El Gran Almirante realizó tres viajes más continuan­do los descubrimientos de las Antillas y las costas venezolana y centroamericana.
Hombre de gran talento y excelente marino, Co­lón no tuvo éxito en el gobierno de la naciente colonia de La Española, porque en su afán de encontrar las fabulosas ciudades del Japón y Chi­na continuó las exploraciones y confió la adminis­tración a sus hermanos. Llegó a perder la simpatía de los Reyes quienes le quitaron el gobierno de la is­la y hasta le prohibieron desembarcar en ella. Mar­ginado de la corte y enfermo de artritis, Colón falle­ció en Valladolid (España) en 1506, dos años des­pués de su protectora la reina Isabel. Murió sin sa­ber o sin admitir que había descubierto un nuevo mundo pero su hazaña cambió el curso de la historia y produjo trascendentales consecuencias. Por ello, aunque Colón no fue el primer europeo que llegó a América sí fue el primero que la dio a conocer al resto del inundo y por tanto podemos continuar considerándolo el descubridor de nuestro conti­nente.

El Papa reparte las tierras y los mares descubiertos entre portugueses y españoles
En aquella época se consideraba que el Papa, co­mo vicario de Cristo, era la única autoridad de de­recho internacional que podía conceder tierras no poseídas anteriormente por príncipes cristianos. Por esta razón y para evitar competencias, los portu­gueses habían obtenido del sumo pontífice de la cris­tiandad la soberanía sobre las tierras descubiertas y que descubrieron navegando por las costas de África. Al regresar Colón de su primer viaje, los Reyes Católicos se apresuraron a solicitar del Pa­pa Alejandro VI iguales derechos sobre las tierras descubiertas y que se descubrieron navegando por el occidente. El Papa accedió pero para evitar un conflicto entre ambos reinos cristianos dictó tres bu­las (3 y 4 de mayo y 26 de septiembre de 1493) lla­madas Bulas de Demarcación por las cuales deli­mitó los dominios coloniales de España y Portugal trazando sobre el mapamundi un meridiano que pa­saba a 100 leguas al oeste de las islas de Cabo Ver­de y Azores. Todas las tierras situadas al occidente de la línea pertenecían a España; las del oriente a Portugal.

Como esta división no satisfizo al monarca portu­gués, los Reyes Católicos firmaron con él el Trata­do de Tordesillas (1494) por el cual la línea diviso­ria se corrió más al oeste: a 370 leguas de las islas de Cabo Verde. España creyó haber obtenido un gran triunfo diplomático y Portugal también pero el resultado fue inesperado: como se creía en el error de que Colón había llegado a las Indias y los portugueses aún no habían logrado llegar a ellas (todavía faltaban 4 años para la expedición de Vas­co de Gama) y como ni el Papa, ni los reyes, ni los geógrafos conocían los contornos de América ni de los océanos, la línea de demarcación no dividió las Indias ni la totalidad del océano Atlántico sino que atravesó una parte del continente suramericano. Así resultó que la ignorancia sobre las tierras y mares descubiertos benefició a Portugal que adquirió de­rechos sobre el Brasil. No demoró el monarca por­tugués en conocer el dato y envió al navegante Álvarez de Cabral quien en 1500 se posesionó de las costas brasileñas en nombre de su soberano.

Otras exploraciones confirman que América es un nuevo continente
Sin respetar los derechos exclusivos concedidos a Colón, los Reyes Católicos autorizaron viajes de exploración a otros marinos, a fin de afianzarse en la parte de las Indias que creían corresponderle por las bulas y el Tratado de Tordesillas. A estas ex­ploraciones se les llama los viajes menores y tuvie­ron lugar entre 1499 y 1500.
Alonso de Ojeda, Juan de la Cosa y Américo Vespucio recorrieron las costas de Venezuela, dán­dole este nombre al país, y las de la península de La Guajira, siendo, en este viaje cuando se descu­brió a Colombia.
Alonso Niño y Cristóbal Guerra navegaron tam­bién por las costas venezolanas y la isla Margarita con cuyas perlas se enriquecieron.
Vicente Yáñez Pinzón descu­brió y exploró las costas brasileñas y la boca del Amazonas.
Rodrigo de Bastidas bordeó nuevamente la costa venezolana, continuó hacia Colombia y descubrió la desembocadura del Magdalena.
Américo Vespucio exploró posteriormente las costas del Brasil.
Estos viajes convencieron a los Reyes Católicos, co­mo ya lo suponían muchos pilotos españoles, que Colón estaba en un error.
• Años más tarde (1513), desde la colonia fundada en el istmo de Panamá, Vasco Núñez de Balboa y sus hombres, guiados por indígenas amigos, llega­ron hasta las costas del océano Pacífico o Mar del Sur como lo llamaron. Al comprobarse que Amé­rica estaba rodeada por dos océanos no quedó duda alguna de que no era Asia sino un nuevo continente.

En búsqueda de un paso entre el Atlántico y el Pacífico se completa el conocimiento de las costas del sur
Cuando los españoles se convencieron de que América no era Asia, se dieron cuenta también de que era un obstáculo en el camino hacia las codi­ciadas islas de las Especias. Había que buscar có­mo bordearla y llegar al Asia sin navegar por las rutas y las posesiones de los portugueses. La solu­ción pareció darla el descubrimiento del Pacífico hecho por Vasco Núñez de Balboa (1513). La cerca­nía entre el Atlántico y el Pacífico a esa latitud los llevó a pensar que tenía que existir un paso o estre­cho entre ambos océanos y se dedicaron a encon­trarlo. Juan Díaz de Solís viajó hasta el sur, descubriendo y recorriendo el río de la Plata (1515) pero pereció al ser atacado por los indios; los so­brevivientes regresaron a España convencidos de que allí no estaba el estrecho buscado pero, en cam­bio, habían echado las bases de la futura conquis­ta de Argentina, Uruguay y. Paraguay.
Años más tarde (1519), Hernando de Magallanes, portugués al servicio de España partió con una gran expedición, en busca del estrecho y con el propósito de llegar a las islas de las Especias (Molucas) ya que él sostenía que tales islas pertenecían a España según el meridiano de demarcación trazado por el Tratado de Tordesillas. En 1520 encontró el anhe­lado estrecho (que lleva su nombre) en el extremo meridional del continente y en cuyo recorrido de­moró un mes. La expedición continuó por el Pací­fico (nombre que le dio Magallanes) durante varios meses de penalidades hasta tocar las islas Filipinas donde Magallanes fue muerto por los nativos. La expedición reducida a un barco y 18 hombres bajo la dirección de Juan Sebastián Elcano, regresó a Es­paña siguiendo la ruta de los portugueses. Esta he­roica hazaña tuvo un doble resultado: localizar el paso entre el Atlántico y el Pacífico, y darle la vuelta al mundo comprobando así su esfericidad.

Exploraciones de los ingleses y franceses
Inglaterra y Francia quisieron también partici­par en el reparto de las nuevas tierras descubiertas, haciendo caso omiso de las bulas papales. Así en 1497 y 1498, Sebastián Caboto y su hijo Juan, am­bos venecianos al servicio del monarca inglés, explo­raron las costas de Terranova y Labrador sin resul­tados prácticos, por lo cual Inglaterra las suspen­dió ya que no estaba en condiciones de financiar tales expediciones. Trascurrirían más de ochenta años antes de que intentara establecer colonias en América.
El rey de Francia envió al italiano Juan Verrazzano (1524) quien exploró las costas orientales de Es­tados Unidos. Diez años más tarde confió a Jacobo Cartier la búsqueda del paso entre el Atlántico y el Pacífico por el norte. Cartier realizó tres expedi­ciones en las que descubrió el río San Lorenzo y to­mó posesión del Canadá en nombre de Francia pero tuvo que regresar al fracasar en su intento de fundar colonias. Francia tenía muchos problemas in­ternos, y escasos recursos por lo que hasta el siglo XVII no reanudaría sus exploraciones al nuevo con­tinente.

Consecuencias del Descubrimiento
El descubrimiento de América y los otros des­cubrimientos geográficos realizados por los portu­gueses, trasformaron de tal manera la vida que los historiadores toman estos acontecimientos como iniciales de una nueva edad histórica: la Edad Mo­derna.
Las principales consecuencias para Europa fueron:
Europa, y con ella la civilización occidental, ini­ció su expansión por todo el mundo imponiendo sus formas de gobierno, sus sistemas económicos, su religión, sus lenguas y sus costumbres.

España y Portugal se enriquecieron y convirtie­ron en las primeras potencias del mundo. Más tar­de otros países, Inglaterra, Francia y Holanda, tam­bién se enriquecieron al conquistar territorios americanos.
El capitalismo comercial se desarrolló más aún con oro, plata y otros metales preciosos proceden­tes de América que inundaron los mercados y los bancos europeos aumentando así el poder de los burgueses (comerciantes y banqueros).
El Atlántico se convirtió en el océano comercial por excelencia decayendo el Mediterráneo en im­portancia mercantil.
Las ciencias alcanzaron gran desarrollo: la geo­grafía y la cartografía por el conocimiento de conti­nentes y océanos, la comprobación de que la Tierra es esférica, la rectificación de límites, accidentes y cálculos equivocados que se tenían; el descubrimien­to hecho por Colón
 de que la brújula o aguja mag­nética no señala exactamente hacia el norte sino que tiene una ligera desviación hacia el noroeste, etc. La astronomía se benefició al conocerse las cons­telaciones del hemisferio austral; y la comprobación de que la Tierra es esférica influyó en las observa­ciones de los sabios que llegaron a descubrir que la Tierra es la que gira alrededor del Sol y no a la inversa como erróneamente se creía. La botánica y la zoología se enriquecieron por el conocimiento de nuevas plantas y animales.
• Las técnicas de navegación se superaron hacien­do posible los viajes oceánicos con más seguridad.

En cuanto a América el descubrimiento ocasionó:
• El proceso de conquista y colonización por los europeos que puso fin a la época indígena. El con­tinente dejó de pertenecerle a los indios y sus pro­cesos de evolución cultural independiente quedaron inconclusos.
• El reparto de América entre las potencias euro­peas siendo España la que dominó las mayores su­perficies y poblaciones.
• El fin del aislamiento de América, que desde entonces quedó incorporado al resto del mundo y de manera especial al desarrollo, los intereses y los conflictos de los países europeos.
 La formación de nuestras actuales poblaciones y con el trasplante cultural de Europa se crearon instituciones sociales, económicas, políticas y reli­giosas que han influido en nuestro desarrollo has­ta el presente.

Cronología del descubrimiento:
1492 Descubrimiento de América.
1493 Bulas de demarcación y segundo viaje de Colón.
1494 Tratado de Tordesillas.
1497 Caboto recorre costas norteamericanas bajo pa­trocinio inglés.
1498 El portugués Vasco de Gama llega a las costas de la India.
          Tercer viaje de Colón.
1499 Viajes menores.
1500 Viajes menores.
          El portugués Alvarez de Cabral llega al Brasil.
1502 Cuarto viaje de Colón.
1506 Muerte de Colón.
1507 Publicación de mapas y relatos de Américo Vespucio.
1508 Se inician fundaciones en Tierra firme.
1513 Balboa descubre el Océano Pacífico.
1515 Juan Díaz de Solís descubre el Río de la Plata.
1519 Magallanes inicia su viaje.
1520 Magallanes encuentra el estrecho entre los Océanos.
1524 Verrazano explora Norteamérica en nombre de Francia.

5 comentarios:

  1. maria alejandra valencia garcia24 de febrero de 2011, 12:53

    gracias profe por la tarea me fue de gran ayuda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. samuel agudelo velez27 de febrero de 2012, 18:05

      este profe es muy bacano samuel agudelo velez

      Eliminar
    2. samuel agudelo velez27 de febrero de 2012, 18:07

      gracias profe sesar de samuel

      Eliminar
  2. Quisiera saber quienes fueron los representantes de la expedicion botanica.... Porfavor :)

    ResponderEliminar