viernes, 16 de febrero de 2018

LAS LEYES


-->
Las leyes en la Antigüedad
Las leyes son normas jurídicas que ordenan o prohíben de acuerdo con lo que indica la justicia y en beneficio de los gobernados. Son elaboradas por el poder legislativo, es decir, por los representantes populares que se ocupan de proponer, aprobar o rechazar cada iniciativa.
Las leyes han sido necesarias para regular la convivencia de todas las co­munidades porque son la principal manifestación de los derechos, por eso, desde las primeras civilizaciones han existido. Se puede afirmar que la elaboración de leyes, mandatos y normas es más antigua que Grecia y Roma, e incluso, que el código de Ur Nammu, elaborado en 2050 a. C., puede ser el grupo de leyes y normas de mayor antigüedad.
En principio, las pequeñas comunidades crecieron y se transformaron en organizaciones mucho más estructuradas socialmente. Esta situa­ción creó la necesidad de establecer nuevas formas de organización política para elaborar sus propias leyes y para decidir sobre cuáles ac­ciones serían permitidas y cuáles no. En las civilizaciones más antiguas las leyes eran dictadas por los dioses y se consideraban sagradas.

Las leyes en Mesopotamia
Según las creencias de la civilización de Mesopotamia, el dios Marduk fue quien entregó las leyes al rey Hammurabi de Babilonia (1792-1750 a. C), con las que se construyó el Código de Hammurabi.
En el Código, que es considerado como el primer conjunto de leyes de la historia, el rey Hammurabi enumera las leyes que recibió de su dios y que le permitirían fomentar el bienestar de los pobladores. Con un total de 282 leyes y decretos, el código unificó las diferentes leyes existentes en los distintos lugares del imperio babilónico y las depuró para que fueran aplicables a todos los pobladores y en todos los posibles casos de delito, con lo que se buscaba evitar que las personas pudieran tomar la justicia por mano propia.

Las leyes en la Grecia antigua
Inicialmente, el poder estuvo en manos de familias reales que dictaban las leyes bajo el amparo de sus dioses. Posteriormente, aparecieron los ciudadanos y otras clases sociales creadas a partir del poder eco­nómico de algunas personas que se reunían permanentemente en el ágora, un tribunal de justicia, con el fin de discutir y deliberar sobre las cuestiones que afectaban al pueblo, como la creación de las leyes y la elección de los gobernantes. Así apareció la primera y más antigua forma de democracia que conoce la humanidad.
Este modelo de participación tuvo acogida y evolucionó rápidamente. Se crearon la Ekklesia, una especie de asamblea que elegía por vota­ción a los magistrados y a otros funcionarios públicos, y el Bulé o con­sejo, que se encargaba de resolver otros asuntos de menor importancia. De esta manera, la creación de las leyes dejó de ser un privilegio de los dioses y pasó a convertirse en una responsabilidad de los hombres.

Las leyes de Roma
Roma es considera la cuna del derecho debido a la cantidad de leyes, normas, plebiscitos y edictos que fueron publicados. Además, en cada momento histórico, fue creando nuevos códigos legales para reglamen- :ar las relaciones entre sus pobladores y con otros pueblos cercanos.
Las leyes romanas inicialmente fueron transmitidas de forma oral a cada generación, pero con el tiempo, la plebe, es decir, aquellos pobladores cuyos antepasados no eran conocidos, exigió que todas las leyes fueran escritas, así existiría igualdad y se evitaría la corrupción. Para cumplir con esta exigencia, se organizó la Comisión de magistrados que cons­truyó la Ley de las Doce Tablas, considerada como la fuente del de­recho civil, y con la que garantizaron los derechos de los ciudadanos.
En esta ley se enseñaba el proceso que debían seguir las personas para adelantar cualquier diligencia ante las autoridades; además, se orga­nizaron los derechos, las normas y los deberes de los ciudadanos y se incluyeron los castigos para cada uno de los delitos. El delito del parri­cidio, que es la acción de asesinar a los padres o a un familiar cercano, era considerado el delito de mayor gravedad.
Las leyes castigadas con mayor nivel de crueldad se aplicaban a quienes debían dinero y les resultaba imposible cancelar su deuda. Por otro lado, las leyes que regulaban y juzgaban los asuntos referentes a la propiedad agrícola son las que aparecen en mayor cantidad, lo que denota la im­portancia del tema agrario.

Las leyes en América precolombina
Muchas de las culturas prehispánicas que habitaron en América fueron gobernadas por líderes guerreros y espirituales dueños del entendi­miento y de las decisiones de los dioses, por eso, la aplicación de las leyes y de los castigos dependía del buen juicio de cada líder.

Una de las pocas evidencias de sus leyes y normas es el Código de Nemequene que fue elaborado por el Zipa de Bacatá, y que contenía las prácticas legales para organizar la vida de los habitantes del pueblo muisca. Este código es considerado como una de las primeras pruebas de la existencia del derecho en la América precolombina. La mayoría de las leyes del código trataban de los delitos sexuales entre miembros de la misma familia que, al parecer, eran los delitos más frecuentes. Estas faltas se castigaban con penas que producían dolor y sufrimiento a los culpables, como la amputación de algunas partes del cuerpo.
Los pueblos mayas, por ejemplo, se organizaron en ciudades-Estados que eran gobernadas por un halach uinic o verdadero hombre, quien tenía como función dirigir la política y comandar los grupos de militares; su gobierno contaba con asesores locales, regionales y consejeros es­peciales encargados de hacer respetar la ley, que se regía por un grupo de leyes llamado las Siete Leyes Morales. Este grupo de leyes trataba sobre el agradecimiento a los dioses, la venganza, el odio entre las per­sonas, la mentira y la soberbia.

(Saberes Sociales 6, Santillana) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario